Single service

CIRUGÍA ENDOSCÓPICA ENDONASAL DE LA BASE DEL CRÁNEO Y ADENOMA PITUITARIO

Recomendar:

Habitualmente utilizamos una técnica puramente endoscópica para extirpar los tumores hipofisarios. El endoscopio ha revolucionado el tratamiento quirúrgico de los tumores pituitarios.

“La posibilidad de ver directamente y extraer de un tumor en una zona difícil de acceder, como el seno cavernoso, permite hacer una resección más completa del tejido tumoral y distinguir mejor la parte de la glándula que se precisa preservar, lo que disminuye los déficits hormonales postoperatorios y aumenta la resección total del tumor.”

La técnica endoscópica proporciona un campo de visión de gran angular y un mayor detalle que las técnicas microquirúrgicas. La excelente visualización que permite esta técnica abre un nuevo mundo para la cirugía y supone el procedimiento elegido para extirpar tumores intracraneales, lo que resulta en una mayor comodidad y seguridad del paciente, un alta hospitalaria precoz y, lo que es más importante, hacer una resección más completa de la zona sin dañar las estructuras normales del cerebro.

Al operar a través de la vía natural de la nariz y de los senos nasales, esta cirugía se puede realizar sin dejar una cicatriz visible en la cara o en el cuero cabelludo. Normalmente hay menos efectos secundarios en comparación con la cirugía cráneo-facial tradicional, y los pacientes a menudo pueden ser dados de alta el día después de la cirugía o en unos pocos días de la intervención en los casos más complicados.

Nuestro centro para este tipo de operaciones, actualmente dirigido por el Dr. B. Oliver y el Dr. H. Massegur, ha llevado a cabo numerosas intervenciones quirúrgicas para lesiones complejas de la base del cráneo, tratadas mediante el endoscopio transnasal como la única herramienta de visualización. Este enfoque mínimamente invasivo reduce la morbilidad asociada a los métodos abiertos tradicionales de base de cráneo.

Nuestro centro combina la experiencia de neurocirujanos, otorrinolaringólogos, cirujanos plásticos, oncólogos radiólogos y radiólogos intervencionistas para facilitar el tratamiento interdisciplinario de los tumores y las lesiones vasculares complejas en la base del cerebro.

La base del cráneo ha demostrado ser una de las regiones anatómicas de más difícil acceso. A finales de 1980 y principios de 1990 se realizaron importantes avances, pero esos abordajes implicaban desarticulaciones faciales y la eliminación de los huesos y los esqueletos faciales, y ya en la última parte de la década de 1990 se hizo evidente que la morbilidad relacionada con el acceso a esta zona era muy alta. Entonces se adoptó la incorporación de la endoscopia en neurocirugía, y cambió la manera cómo la cirugía de la base del cráneo se lleva a cabo hoy en día.

En 2005, nuestro programa de cirugía de la base de cráneo se comprometió formalmente a adoptar esta tecnología como única vía para acceder a la base del cráneo, y luego ha sido progresivamente utilizada para acceder a otras partes del cerebro.

Hasta la fecha (mayo de 2012), hemos llevado a cabo 312 operaciones, y también hemos completado muchas operaciones para llegar a los tumores cerebrales centrales y eliminarlos completamente a través de las fosas nasales.

En esencia, este tipo de procedimientos permite que la extirpación de un tumor sea una intervención que permita una mínima perturbación de los tejidos circundantes.

Nuestro centro cuenta con una experiencia acumulada de unas 1.000 operaciones de adenomas hipofisarios, y de unas 500 intervenciones en tumores de la base de cráneo.