Monitorización Neurofisiolóigca Intraoperatoria

Recomendar:

Consiste en el acompañamiento medico a través de distintas técnicas neurofisiológicas mientras ocurre la intervención en el quirófano, las cuales monitorizan todas las funciones nerviosas o neurológicas durante la cirugía, y de esta manera mantener una vigilancia continua de las mismas. 

Esto con el fin de evitar cualquier daño o lesiones irreversibles a estructuras nerviosas en el paciente, como lo puede ser la pérdida auditiva o visual, parálisis facial, alteración en el lenguaje, perdida de sensibilidad o motora etc. Lo que permite una gran mejoría en cuanto a estrategias quirúrgicas, logrando de esta forma, cirugías más agresivas con riesgos mucho menores.

Se encarga de disminuir considerablemente los riesgos de daños neurológicos, las cuales de ser permanentes pueden disminuir en gran medida la calidad de vida del paciente.

De igual manera estas técnicas representan uno de los últimos avances de la neurocirugía moderna, que permiten conocer el estado de dichas funciones en tiempo real, y le dan al cirujano mayor confianza en el quirófano.

Los tipos de monitorización neurofisiológica que existen, se catalogan según las técnicas que se emplean para lograr monitorear en tiempo real las diferentes funciones nerviosas durante la intervención quirúrgica.

En la actualidad, según los tipos de monitoreo, existen dos técnicas: las de monitorización propiamente dicha y las de mapeo.

Las técnicas de mapeo, se basan fundamentalmente en la delimitación de área específica del sistema nervioso central. Identificando los posibles riesgos y sus estructuras, para luego confirmar las posibilidades concretas de llevar la cirugía a cabo dentro de los limite seguros preestablecidos.

Se aplican a través de una estimulación eléctrica de manera directa al sistema nervioso, y el cirujano debe hacer una pausa en la cirugía para pueda aplicarse.

Las técnicas de monitorización en cambio, permiten una valorización constante de las funciones del sistema nervioso y al mismo tiempo las estructuras de riesgo, todo ello durante la cirugía.

Esta técnica permite saber en tiempo real los posibles daños mientras se realiza la cirugía, permitiendo tomar las accione y medidas necesarias para evitarlos.

Una vez aplicada la anestesia al paciente, son colocados diferentes electrodos que estimulan las funciones del sistema nervioso para con ello obtener una serie de datos y registros que son mostrados y analizados en unos monitores por neurofisiólogos, quienes se encargan además de analizar las señales de interpretarlas para detectar posibles cambios en las mismas.

Dichos cambios son comparados con los registros iniciales para verificar si cumplen con los criterios  de alarma, de no cumplirse comunicar al cirujano durante la intervención, para tomar las acciones necesarias que eviten daños o lesiones en el paciente.

Cirugía cerebral (craneotomía o endoscopia)

  1. Tumores/lesiones/MAV que presenten una relación de proximidad con el área motora primaria, el fascículo piramidal o el área sensitiva primaria (Potenciales motores,     potenciales sensitivos, estimulación cortical y subcortical).
  2. Tumores/lesiones/MAV que presenten una relación de proximidad con el área del lenguaje. (Mapping/awake craniotomy).
  3. Tumores/lesiones/MAV de la base del cráneo, regiones hipofisaria, parasellar, ángulo o fosa posterior que mantengan una relación con alguno de los pares craneales (ópticos, motores oculares, facial, acústico, pares bajos, hipogloso). (EMG libre, potenciales transcraneales y estimulación directa).

 

Cirugía de columna (cervical, dorsal, lumbar)

  1. En procesos con compresión medular o riesgo de la misma
  2. En procedimientos con riesgo de lesión de nervios espinales (incluyendo las reintervenciones debido a la fibrosis)
  3. Tumores raquídeos, vertebrales, intra y extra medulares. MAV medulares. Otras lesiones compresivas de la médula o cola de caballo.
  4. Mielopatía cervical y hernia discal cervical que contacte con el cordón medular.
  5. Hernia discal dorsal con signos mielopáticos o desplazamiento del cordón medular.
  6. Colocación de material protésico que incluya tornillos:- Transpediculares, de masas laterales, transarticulares, odontoides, cuerpo vertebral.
  7. Vía de abordaje lateral transpsoas

A todo paciente cuando se le va a hacer una intervención quirúrgica y esta cuenta con la monitorización neurofisiológica, en primer lugar se le realiza una exploración física y luego una historia clínica, evaluando en especial las funciones motoras y sensitivas, las cuales serán revisadas de igual manera después de la cirugía para comparar sus datos.

De igual forma se le realiza un estudio neurofisiológico previo, para fijar los criterios de alarma. Una vez puesta la anestesia y comenzada la cirugía, el paciente estará monitoreado de manera continua por la neurofisiólogo, quien será el encargado de comunicar al cirujano de cualquier anomalía, disminuyendo considerablemente los riesgos de la intervención. En el caso del sistema de monitonización NIM no hace falta el neurofisiólogo.

Al finalizar la cirugía, el neurofisiólogo, se asegurará de que los registros y datos obtenidos del monitoreo estén dentro de los limites preestablecidos antes de la intervención, asegurando que no haya existido ninguna lesión o daño en las funciones nerviosas del paciente. Es posible que el paciente sienta molestia cutánea leve en las extremidades por las agudas del sistema del neurofisiología.