Plasma Rico en plaquetas (PRP)

Recomendar:

Se trata de un  tratamiento que consiste en la utilización de la propia sangre del paciente como recurso terapéutico para el dolor. Que consiste en usar una concentración de las mismas plaquetas del paciente en un pequeño volumen de plasma.

Las plaquetas conviven con los glóbulos blancos y rojos, y son las encargadas de la coagulación de la sangre. Están compuestas por diferentes gránulos de sustancias distintas, siendo la más importante la del factor de crecimiento.

Este tratamiento es usado principalmente para tratamientos contra los dolores y lesiones lumbares.  Esta se infiltra en las zonas que producen el dolor para que las células madre contenidas en el PRP regeneren el área de dicha lesión.

Las proteínas solubles que contienen dichas plaquetas, también se encargan de enviar un estimulo a las células madre adultas para que estas se transformen en el tejido que necesita formarse, comenzando de esta manera la regeneración de la patología lumbar.

Sin embargo, este tratamiento de igual manera es usado para diferentes patologías como ulceras,  artritis y algunas aplicaciones de odontología, ya que se obtiene resultados clínicos muy positivos en dichos tratamientos.

Existe un gran número de beneficios relacionados a este tratamiento, la mayoría relacionados a la dermatología y la estética. Los siguientes son los más conocidos:

  • Lesiones o traumas de huesos y cartílagos
  • Lesiones que se producen por la practica deportiva
  • Afecciones agudas y crónicas de la columna vertebral
  • Procedimientos Odontológicos
  • Diferentes usos relacionados a la estética

Además existen tratamientos de PRP para enfermedades o patologías relacionadas con lesiones articulares y tendinosas como la artritis.

De igual manera, el PRP es una de las terapias para el dolor mas usada en el mundo, también es usada para la recuperación de patologías relacionadas al nervio ciático, logrando con ello resultados muy satisfactorios.

Una vez que es anestesiado, el medico se asegura de que no sentirá ningún dolor durante el la terapia.

Luego el medico procederá a realizar o ejecutar el tratamiento con PRP bajo la observación y control de rayos X, lo que permite controlar el dolor. Este se asegura que la punta de la aguja este en el lugar indicado para aplicar el PRP.

Este proceso se repetirá en todos los nervios que deben ser tratados para eliminar por completo el dolor, sin la necesidad de hacer ningún corte u herida quirúrgicos, solo las inyecciones.

Al terminar el proceso, se debe esperar a que el paciente despierte, usualmente al estar completamente despierto(a) el paciente se sentirá bien, Sin embargo partir del día siguiente es posible que sienta dolor por los edemas de las pinchaduras.

La mayoría de los pacientes tratados con este tipo de terapias luego de tres a cinco días de recuperación, pueden volver a su trabajo y continuar con su ritmo de vida normal.

Debido a que este tratamiento viene directamente de la sangre del mismo paciente que lo recibe, el uso de PRP no presenta ningún tipo de efectos secundarios, ni posee limites para ser usado.

Sin embargo, el uso de PRP si presenta varias contraindicaciones relacionadas a algunas condiciones, como la trombopenía (valores bajos de plaquetas), Anticoagulante, Infecciones activas, varios tipos de Cáncer y embarazo.

Por ende es necesario la valoración y monitorización de un especialista antes, durante y después de su aplicación.